El interés por el idioma chino está creciendo en todo el mundo. Como los avances en el transporte y las comunicaciones que hacen que este planeta sea un lugar más pequeño. El idioma Mandarín que es el (chino estándar), es la lengua materna más usada en el planeta con más de 800 millones de hablantes nativos. El inglés y mandarín son los dos idiomas más grandes del mundo, con más de mil millones de usuarios, el inglés es utilizado por más de 1,800 millones de personas en todo el mundo, y el mandarín es utilizado por más de 1,300 millones de personas. Incluye los que la utilizan como segunda lengua o para negocios.

El idioma en China es muy variado

El más común es el mandarín, lengua nacional de China y el cantonés hablado en el sudeste de China. Existen muchos dialectos y lenguas minoritarias en China. El idioma chino es fascinante por su forma de escritura, letras y simbología. Son los únicos que tiene la forma pictórica en el uso moderno, son símbolos y muchos de ellos tienen historia. Los caracteres chinos son especialmente hermosos cuando se escriben con un pincel en la manera tradiciona. La escritura china o la caligrafía china es una forma de arte.

Dominar el idioma chino o ser capaz de leer y escribir es muy complicado. La literatura china está llena de filosofía, poesía y tiene unos proverbios que son inusuales y únicos. Como la cultura china se desarrollaron en un relativo aislamiento durante miles de años. El chino es uno de los idiomas más difíciles de aprender en el mundo. Mucho de esto es debido a la dificultad para recordar caracteres chinos (3-4.000 de uso común).

Aprender el Idioma

Mientras que aprenden a leer y escribir es un proceso laborioso. Lo complicado es aprender a hablar algunas frases que son relativamente fácil, el idioma chino tiene una forma de sílabas tonales, cada sílaba corresponde a un carácter chino. Puede ser escrito usando el alfabeto inglés en una notación de pronunciación que se llama pinyin.

Habiendo tantos idiomas y dialectos en China, lo único que realmente los une es la escritura. Pues todos ellos se escriben utilizando los mismos caracteres, aunque cada persona, dependiendo de su procedencia, los pronunciará de una forma u otra, sin embargo. Los occidentales que se enfrentan por primera vez a un carácter chino son incapaces de descifrarlo y mucho menos de leerlo. Desde hace años se han creado diversos métodos de escritura latina. Para poder leer de un modo sencillo y preciso la pronunciación de los caracteres chinos.

El pinyin alfabeto fonético

Literalmente significa deletreo por sonido, fue creado hace más de cien años para poder deletrear fonéticamente los caracteres chinos. Aunque no recibió un impulso decisivo hasta 1958, cuando el Partido Comunista de China (PCCh) decidió crear la simplificación de los caracteres y en la actualidad. No sólo es el más preciso y exacto con respecto a la pronunciación del chino estándar. Sino que también es usado internacionalmente para poder escribir los nombres de personas, sobre todo el mundo de la política y los negocios de ciudades, y términos científicos, gracias a su eficacia ha reemplazado a otros sistemas de romanización más antiguos, y menos precisos tales como el Wade Giles (creado en 1859 y modificado en 1912) o el Zhuyin más conocido como Bopomofo.

Siguiendo las normas

Pekín debería escribirse Beijing la capital del norte. Shanghai tendría que ser Shanghai la ciudad sobre el mar, o literalmente “ir al mar” y Cantón pasaría a ser Guangzhou. Aunque la comunidad internacional ha aceptado este tipo de denominación. Sobre todo la de habla inglesa, los hispanohablantes se resisten al cambio, y siguen nombrando a esas ciudades con el nombre aceptado de una traducción incorrecta. Realizada hace siglos por unos monjes franceses.

Cada vez son más los hispanohablantes que se plantean el estudio del chino, sin embargo- Todo ellos se enfrentan a un idioma con una pronunciación muy difícil y distinta a la del español.

Es por ello, que el aprendizaje del pinyin al comienzo supone un arma muy importante a la hora de enfrentarse a la compleja pronunciación. En la actualidad, el pinyin es muy útil sobre todo a la hora de estudiar el idioma chino, pues supone la base de la pronunciación y la forma más rápida de conocer cada carácter a qué tono pertenece. Lo que simplifica mucho las cosas a los estudiantes occidentales. También es muy útil a la hora de usar el teclado de un ordenador, o enviar mensajes de texto SMS a través de un teléfono móvil.

Los hispanohablantes

Cada vez son más los hispanohablantes que se plantean el estudio del chino, sin embargo, todo ellos se enfrentan a un idioma con una pronunciación muy difícil y distinta a la del español, es por ello, que el aprendizaje del pinyin al comienzo supone un arma muy importante, a la hora de enfrentarse a la compleja pronunciación de una lengua tonal, y con fonemas inexistentes en español.

Sin embargo, sigue siendo un tema bastante desatendido, y olvidado por parte tanto de los profesores que la imparten. Como de los propios alumnos que prefieren emplear su tiempo en la escritura. Comprensión oral o en la gramática antes que en la correcta pronunciación, no es exagerado afirmar que sin una buena pronunciación, acompañada de los sistemas acentuales y entonativos que dan como resultado una prosodia difícil de asimilar. Es imposible una correcta comunicación, pues nos podemos ver en situaciones en la que una de las partes no entienda a la otra al no pronunciar correctamente, o no decir el tono correspondiente.

Así pues, si un día nos acercamos hasta China saludaremos diciendo nin hao!, compraremos preguntando duoshao qian? Y comeremos un tazón de mifan después de visitar la calle comercial Wangfujing de Beijing, eso sí, en una perfecta pronunciación.

La actualidad del Idioma

Parece imprescindible en la sociedad multicultural y global en la que vivimos, ampliar los conocimientos. La enseñanza del idioma chino, conocer su lengua, sus hábitos y costumbres, lo que nos llevará a mejorar en las relaciones internacionales, comerciales. A la hora de cerrar acuerdos económicos y establecer contacto directo con los ciudadanos chinos. Cada vez es mayor el numero de empresarios y hombres de negocio que deciden comenzar sus estudios de chino. En un afán por mejorar sus perspectivas y el entendimiento directo con sus contrapartes chinos, sin la necesidad de usar un tercer idioma como comodín, por lo general el inglés.

Ahora bien, también es cierto que el chino mandarín es una lengua que precisa de un mayor tiempo de estudio y dedicación, comparado con el aprendizaje de otros idiomas europeos. Lo que un estudiante consigue en 740 horas de estudio del inglés, francés o italiano para alcanzar un nivel avanzado. En el idioma chino necesita 2.760 horas de clase para el nivel intermedio, esto significa que un empresario debe dedicarle muchas horas de estudio para alcanzar un nivel suficiente, como para usar la terminología económica y de negocios, y así establecer relaciones comerciales fructíferas con sus socios chinos. Mientras que un entusiasta del chino que desee conocer la lengua por puro interés. Necesitará menos horas para alcanzar un nivel que le sirva como medio efectivo de comunicación, en situaciones normales de la vida cotidiana.

También es cierto que debido a la dificultad del idioma

Muchos estudiantes deciden centrarse más en un campo que en otro. Así los hay que prefieren aprender la escritura bien porque se sienten atraídos hacia ella, bien porque quieren dedicarse a la traducción escrita. Otros a la lectura de los clásicos escritos en un lenguaje culto denominado wenyan y los hay también que prefieren dedicarse única y exclusivamente al lenguaje oral. Pues su fin es alcanzar un nivel suficiente para mantener conversaciones de todo tipo. Desde luego, lo ideal sería poder dominar todos esos aspectos.

Además de todo eso, aprender un idioma extranjero es a la vez, conocer y entender la cultura de la nación origen de ese idioma. No es fácil explicar y hacer entender la cultura china a los estudiantes extranjeros. Especialmente a los hispanohablantes, sobre todo por la diferencia de mentalidad y de pensamiento entre el mundo chino y el hispano.

Además del chino mandarín

Existen otros nueve grupos dialécticos en todo el país. Que a su vez se dividen en multitud de sub dialectos, y que regionalmente se agrupan en el wu o shanghainés, el más hablado después del putonghua, yue o cantonés, min de la provincia de Fuzhou, jin, xiang o hunanés de la provincia de Hunan, hakka o kejia, gan, hui y finalmente, el pinghua. Vemos que en verdad se trata de varias lenguas con diferentes dialectos.

Junto a estas variedades lingüísticas se hablan en China otros idiomas específicos, tales como el tibetano, el uigur, el mongol, el tártaro o los propios de cada una de las 56 minorías étnicas chinas, haciendo que la variedad de idiomas, dialectos y subdialectos se multiplique exponencialmente en el país más poblado del planeta.

Los diferentes dialectos

Cada uno de los diferentes dialectos que existen en China. Utiliza la escritura han, aunque su lectura sea muy distinta, quedando, de esta manera, unificados de algún modo. Aunque el cantonés posee unos 3.000 caracteres propios, distintos del mandarín. Precisamente éste era el fin de la Revolución Cultural, encauzar a toda la población hacia el uso estandarizado de una misma lengua, a la que llamaron el idioma común o putonghua mediante su implantación en las escuelas. Usado como arma oficial debería constituir la base de la unidad de la nación china. Se asienta en los dialectos del norte y, especialmente, en el pequinés o mandarín. Aunque no todo el mundo está obligado a hablarlo sí lo entiende, sobre todo la gente joven, pudiendo mantener en cada caso su dialecto o idioma original.

Por su parte, el cantonés o idioma yue o también guangzhouhua es una lengua de importancia mundial, ya que además de ser hablado por los 72 millones de cantoneses, lo es también por los habitantes de Hong Kong idioma oficial junto con el inglés, ciudad de más de siete millones de personas que no hablan mandarín aunque en los últimos años el Gobierno chino está haciendo un gran esfuerzo por enseñarlo, Macao y generalmente, entre las comunidades chinas de ultramar, sobre todo en el sudeste asiático y en la costa oeste de los Estados Unidos y Canadá.

El idioma cantonés

Nombrado así en lugar de idioma yue, que sería lo más correcto, por la romanización del francés de la palabra Guangzhou (Cantón en español) posee seis tonos de duración normal y tres de duración corta, es decir, en total nueve tonos frente a los cuatro del mandarín, más el neutro, conserva un número mayor de sonidos finales frente al chino y su composición silábica permite multitud de combinaciones, pero no triptongos.

El wu, hablado principalmente en Shanghai, Jiangsu, Zhejiang, Anhui y alrededor de los afluentes del río Yangtsé (en total unos 78 millones de hablantes), sólo tiene dos tonos ascendente y descendente, en la actualidad, está prohibido en las escuelas y medios de comunicación, aunque se puede oír en emisoras locales de poco ámbito, la única forma de este idioma permitido en retransmisiones públicas es en la ópera local Hu y en su variedad ortodoxa hablada por campesinos.

Si te gustó este artículo observa China cultura milenaria y tradiciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *